Centro de psicomotricidad y educación integral Quienes somos Donde ubicarnos Quienes se acercan Preguntas frecuentes Enlaces relacionados Contáctenos  
 
[ Pagina anterior ]
 

Psicomotricidad

Fonoaudiología

Psicología

Psiquiatría

Psicopedagogía

 

 
Ir arriba
 
Ir arriba
 
Ir arriba

Psicomotricidad en ARCA

Virginia Arenas A.
Psicomotricista

Nuestro Centro ARCA, es el primero en Chile en disponer de profesionales especialistas titulados en la Comunidad Económica Europea en Psicomotricidad educativa, relacional y terapéutica, lo que nos permite abordar al niño en forma interdisciplinaria en las áreas de salud y educación.



¿Qué es la Psicomotricidad? Historia de la psicomotricidad.

Buscando información existente sobre los orígenes de la Psicomotricidad, llegamos a fines del siglo XIX, principios del siglo XX, donde encontramos los primeros registros que vinculan la psicomotricidad a las áreas del desarrollo y la salud, destacando la estrecha relación entre lo psicológico (psico) y la forma de manifestarse (motricidad), es decir, entre el pensamiento y la acción. Ya no como un juego recreativo como tal, sino como una técnica o disciplina que integra aportes de diferentes corrientes predominantes en el desarrollo de las ciencias humanas para dejar de lado el planteamiento filosófico de Descartes de entender al individuo como una dualidad mente-cuerpo, mostrando al individuo como una unidad que vive y se expresa globalmente iniciándose así un gran paso a la convergencia de tres corrientes del pensamiento en el área de la neurología:

  • La neurología que ve por un lado la patología cerebral, acepta la ruptura en la correspondencia entre la lesión y el síntoma. Se realiza un importante hallazgo, el que constata la existencia de disfunciones graves sin la existencia de lesiones cerebrales localizadas.
  • La neurofisiología empieza a preocuparse de las conductas de un individuo en relación con el medio, alejándose del laboratorio, para estudiar la acción adaptativa del sistema nervioso, llegando a la conclusión de que cualquier movimiento tiene no solo significación biológica.
  • La neuropsiquiatría infantil, que llega de la mano de Dupré, (neurólogo francés) en 1907, a lograr una descripción del síndrome de debilidad motriz, que posteriormente se relacionará con el de debilidad mental, y que abre la posibilidad de explicar trastornos motores por causa de inmadurez, retraso o detención del desarrollo de un sistema, poniendo de relieve el paralelismo existente entre la actividad psíquica y la actividad motriz.
    Es Dupré quien en 1913, introduce por primera vez el término y el concepto de Psicomotricidad y el concepto de paralelismo psicomotor , años después le da el nombre de debilidad motriz, relacionando el cuadro con la debilidad mental, la cual poseía alteraciones en la motricidad.

Se considera, que la Psicomotricidad se inicia desde el momento en que Dupré describió la paratonía, iniciando así un concepto que luego se ampliaría. Y es en la línea de la neuropsiquiatría infantil donde sus ideas encuentran acogida y se desarrollan. Sin duda es Henri Wallon (psicólogo francés) uno de los creadores de la Psicología Genética, persona que dio una gran inspiración a Dupré e inicia una línea clara de investigación y publicaciones sobre determinados aspectos de la psicomotricidad. En su tesis “El niño turbulento” (1925) analiza los estadios y trastornos del desarrollo mental y psicomotor del niño. Sus estudios intentan poner de relieve la interdependencia de lo afectivo, lo motriz y lo cognitivo en el desarrollo infantil.

Contemporáneo como Georges Heuyer, probó aislar los trastornos motrices que acompañan a perturbaciones de la personalidad y aplicando una terapia psicomotriz, vio con ello una mejora en los trastornos de la personalidad de sus pacientes, cobrando importancia los estudios de psicología del desarrollo que realizan Wallon y Piaget, dando un lugar privilegiado al plano motor en el desarrollo infantil y el tono muscular, postura, gesto y representación (prelinguistico), en el desarrollo y acceso a la comunicación del niños sobre todo en las primeras épocas del mismo.
El preludio de la comunicación con el otro y la estructuración de la inteligencia radican en el mismo núcleo de la motricidad. La noción de paralelismo perdura en tanto en cuanto que el cartesianismo en su dicotomía cuerpo y espíritu, queda profundamente incrustado en la mentalidad francesa.

El psicoanálisis con su aporte acerca de la estructura y mecanismos del inconciente, realiza una trasformación clínica y de conceptos, demostrando que para funcionar adecuadamente es necesario que la motricidad haya sido “adjudicada”, y que el movimiento no sólo tiene una existencia objetiva, sino también imaginada (fantasmática). Se recoge así de la teoría Psicoanalítica una fundamentación teórica, pero a diferencia de ella, que utiliza la interpretación del lenguaje, la transferencia, la contra transferencia y la fantasía, en la practica Psicomotriz se “significa” la expresividad motriz del niño, trabajando con el cuerpo y a partir del cuerpo, primera vía de comunicación con otro ser humano, asiento de las emociones de las sensaciones, instrumento de manifestaciones de la afectividad y el deseo. El tono muscular, el gesto, la mirada, las distancias, el juego, el movimiento y especialmente la acción y la interacción, constituyen los principales elementos de la intervención, el instrumento es el juego y la vía sensorio motora.

Los estudios de Spitz y Bowlby sobre las repercusiones de las carencias afectivas en el primer año de vida, el comportamiento del apego, revelan la importancia de un otro para que pueda desarrollarse un individuo Psíquicamente y corporalmente a través de las precoces experiencias sensoriales y motrices en el desarrollo posterior del sujeto.

Dos discípulos de Heuyer, De Ajuriaguerra(doctor , admirador y discípulo de Wallon) y Diatkine son quienes inician en el hospital Henri-Rousselle de París una línea clara dentro de la psiquiatría infantil con sus investigaciones acerca del síndrome de debilidad motriz y las relaciones de éste con otros síndromes, concluyendo que la debilidad motriz no puede considerarse un déficit instrumental producido por una lesión o defecto de funcionamiento de un sistema cortical o subcortical, debiendo ser clasificada en una nueva categoría de trastornos puramente psicomotores. Estas ideas suponen el substrato científico con el que se inicia realmente la puesta en práctica del abordaje psicomotriz como forma de reeducación o terapia específica. Hecho que Julián de Ajuriaguerra deja plasmado en su conocido Manual de Psiquiatría Infantil, texto fundamental que estrecha la Psicomotricidad a la Psiquiatría Infantil. Basados en estas diferentes áreas de estudio y bases teóricas, así desarrollara las bases de psicomotricidad, Con ello se transforma en un gran constructor de las bases clínicas de la (PS), proponiendo así una nueva definición de la alteración psicomotriz, diciendo que los síndromes psicomotores no responden a una lesión focal como la de los síndromes neurológicos clásicos.

Bernard Aucouturier, francés creador de la Psicomotricidad Relacional, en la cual establece ciertos dispositivos que operan en la practica educativa y terapéutica con un encuadre y técnicas especificas.
La Dra. Emmi Pikler, pediatra Húngara, investiga sobre el desarrollo de la motricidad global con niños de un orfanato, descubriendo que condiciones afectivas y relacionales determinadas permitían el desarrollo de la autonomía del niño.

1960 en Francia se elabora la primera Carta de la Reeducación Psicomotriz, documento que recoge los fundamentos teóricos del examen psicomotor y una serie de métodos y técnicas para el tratamiento de los trastornos psicomotrices. Con ello Mme. Soubiran, seguidora de Ajuriaguerra crea el primer instituto superior de reeducación Psicomotriz (1967).

Entonces, en base a su historia podemos decir que la Psicomotricidad, intenta poner en relación dos elementos: lo psíquico y lo motriz. Se trata del estudio del movimiento, pero con sus correspondientes connotaciones psicológicas (afectiva), que superan lo puramente biomecánico. La Psicomotricidad no se ocupa del movimiento humano en sí mismo, sino de la comprensión del movimiento como factor de desarrollo y expresión del individuo en relación con su entorno. La Psicomotricidad trata de hacer una lectura globalizadora de los progresos y adquisiciones motrices que marcan la evolución del ser humano y cuya importancia condiciona la aparición de otros procesos como el lenguaje, la relación afectiva, la integración social, los aprendizajes de la lectura, la escritura, el cálculo, etc.

Podemos considerar a la Psicomotricidad como un área de conocimiento que se ocupa del estudio y comprensión de los aspectos relacionados con el movimiento corporal y su desarrollo, es también una técnica que pretende desarrollar las capacidades del individuo (inteligencia, comunicación, afectividad) a través del movimiento, tanto en sujetos normales como también en aquellas personas cuya utilización, imagen y atribuciones corporales están alteradas por dificultades psicológicas, neurológicas o psiquiátricas y cuya finalidad radica en proporcionarles o restituirles mejores posibilidades de adaptación, un mejor estar en el tiempo y en el espacio, facilitando o permitiendo así su relación con los otros.

A medida que se produce la maduración neuro-motora, el niño y la niña irá dejando atrás su actividad automática refleja, aspecto del desarrollo fundamental y uno de los mejores indicadores del desarrollo, maduración y organización interna de cada bebe, niño y/o adulto, sistema que permitirá la adquisición de mecanismos y herramientas necesarias para el logro de la marcha o capacidad de desplazamiento, llegando a realizar movimientos disociados. A través de hallazgos al azar o por imitación, descubriendo las partes interiores y los fragmentos de su cuerpo. Adquiere su autonomía propia cuando hay madurez de los mecanismos de acomodación y asimilación transformándose en un experimentador y vivenciador de sus experiencias.
la psicomotricidad ocupa un lugar importante en la educación infantil, sobre todo en la primera infancia, en razón de que se reconoce que existe una gran interdependencia entre los desarrollos motores, afectivos e intelectuales. La psicomotricidad es la acción del sistema nervioso central que crea una conciencia en el ser humano sobre los movimientos que realiza a través de los patrones motores.

El psicomotricista ha desarrollado, desde hace unos cuarenta años, una semiología original. Esta semiología constituye la base de nuevas formas de tratamiento, inicialmente centradas en el niño, y extendidas hoy día no sólo al adulto joven, sino también al de mayor edad, con una eficacia indiscutible. A través de los aportes de este tipo de terapia a los trastornos psicomotrices, el terapeuta Psicomotriz significa las actividades del niño, favoreciendo la conciencia de sí mismo del otro y de su entorno.

Otros contribuyentes que no podemos dejar de mencionar: Zazzo, Lezine, Carl Rogers, Reich, Vayer, Boucher, Jean Le Boulch, André Lapierre, Jean Bergés, Sami-Ali y otros.

La técnica psicomotriz


Se efectúa a través del juego, modalidad primaria para que el niño pueda desenvolverse libremente y crecer.

En el juego el cuerpo asume un rol de protagonista, siendo a su vez expresión de una situación involucrando sentimientos, expectativas y pensamientos. El actuar de una competencia motora, se sustenta en el conocimiento del propio esquema e imagen corporal, elaborados en base a experiencias anteriores.

El juego permite al niño relacionarse con el mundo que lo circunda, con los otros objetos, ubicándose en el tiempo y en el espacio, asimilando experiencias indispensables para el desarrollo de su personalidad.

La practica Psicomotriz propone necesariamente un encuadre de trabajo Psicomotor que sostenga, habilite y asegure la vivencia de la expresividad psicomotora del niño.

La psicomotricidad tiende a reconstruir y a llenar vacíos que la neurología no trabaja, el ver al niño en un ser global y emocional. Provee un trabajo sobre la integridad de la persona en el cual la mente y el cuerpo se funden en uno: la persona

El rol del psicomotricista

El psicomotricista ayuda al niño a recorrer el camino, a través del cual, él y no otro, puede construir su crecimiento.
La mirada del Psicomotricista ,es una mirada hacia la singularidad del niño teniendo siempre en cuenta su historia particular de vida.

Trastornos

  • DEBILIDAD MOTRIZ.

Estos niños básicamente presentan 3 características: torpeza de movimiento, movimiento pobre y /o dificultoso y paratonía. El niño es incapaz de relajar el tono de sus músculos de forma voluntaria, incluso en vez de relajarlos los contrae exageradamente. Este trastorno afecta a diferentes áreas del niño; afectivo, cognitivo y motor.

  • INESTABILIDAD MOTRIZ

El niño con inestabilidad psicomotriz es incapaz de inhibir sus movimientos, así como la emotividad que va ligado a ello, es incapaz de mantener un esfuerzo de forma constante; se muestra muy disperso. Suele predominar la hiperactividad y las alteraciones en los movimientos de coordinación motriz. Hay una constante activación motriz. Suele presentar dificultad en la adaptación escolar. Presenta problemas de atención, comprensión y memoria así como trastornos perceptivos y de lenguaje.

  • INHIBICIÓN PSICOMOTRIZ

El niño inhibido psicomotrizmente es normalmente tenso y pasivo. Muestra miedo en la relación con el otro y a la desaprobación.

  • RETRASO MADURATIVO

Se valora con relación al desarrollo motor normal, o estándar; pero también deberán valorarse otros factores además del psicomotor, afectados por esta “dinámica madurativa”, además encontraremos inmadurez afectiva, actitud infantil y regresiva, dependencia, pasividad.....

  • DISARMONIA TÓNICO-MOTORAS

Son alteraciones en el tono, hay una mala regularización del mismo, puede darse en individuos con un buen nivel motor, tiene que ver con las variaciones afectivas y con la inmadurez del control del tono, suele ser algo normal hasta los 10 a 12 años.

  • TRASTORNOS DEL ESQUEMA CORPORAL

En estos trastornos se diferencian dos grupos; los trastornos referentes al conocimiento y representación mental del propio cuerpo y los trastornos referidos a la utilización del cuerpo. Los orígenes de éstos pueden encontrarse
en esa primera relación del niño con su entorno; ello demuestra, la estrecha relación existente entre la afectividad y la construcción del esquema corporal.


Otros trastornos como
APRAXIAS, DISPRAXIAS INFANTILES, TICS y otros.

 

Consultas o comentarios

Si desea realizar alguna consulta o comentario por favor haga click aquí

| Principal | Quienes somos | Donde estamos | Quienes se acercan | | Que ofrecemos | Preguntas frecuentes | Links | Contacto |